Pelicula...

Pelicula del Moro de Cumpas y el Zaino de Agua Prieta.

miércoles, 20 de marzo de 2013

Historia...


El presente trabajo es una crónica de un suceso que le dio fama al pueblo de Agua Prieta, que fue la famosa carrera que hizo famoso al animal que perdió (El Moro de Cumpas), al corrido del mismo nombre y a su compositor, a los dueños de los caballos y a otros los nombres que en él aparecen, y le dio el renombre a Cumpas, había aparecido una nota en el semanario El Sol ansiando el evento, además de avisos en las radiodifusoras de la localidad. Todo empezó un 7 de marzo de 1957 en el pueblo de Agua Prieta.
El Señor Rafael Romero era un empresario creativo, decidido y tenaz, propietario del centro de baileCopacabana Club. Como siempre lo hacía en cada espectáculo que presentaba, llevó a cabo una eficaz campaña publicitaria para atraer clientela a su negocio y, también para levantar simpatías hacia su caballo El Relámpago que correría ese domingo en la tarde del día 17 de marzo de 1957. Para ello, publicó también un anuncio en el semanario en mención tres días antes. 
“Interesante Carrera de Caballos. Nos informa el Señor Rafael Romero, propietario de Copacabana Club que próximamente su caballo Relámpago que, como el público sabe, no ha perdido una sola carrera en esta población, se enfrentará a un ejemplar magnífico que especialmente le traerán de Cumpas”.
“Esta carrera se efectuará el domingo 17 del presente, a las 4:00 de la tarde en los terrenos de Copacabana Club, donde se han efectuado las anteriores. El contrincante de El Relámpagoserá El Moro, propiedad del Señor Pedro Frisby de Cumpas y hay quien asegura que este nuevo elemento derrotará al bien laureado caballo local”.
“Agrega el Señor Romero que tiene preparado un magnífico baile para los visitantes de la región que vengan a presenciar la carrera en cuestión y a la vez hace una cordial invitación a todos los amantes de este deporte para que se den cita en Agua Prieta en esa fecha”. Como puede verse, el Señor Rafael Romero era, en su tiempo, un promotor turístico natural.
El anuncio de tres columnas por 10 pulgadas de largo, publicado en la página 7 de “El Sol”, una foto del dueño montado en su caballo, a la usanza de los charros de la época. Encabezado: “En la foto aparece el Señor Rafael Romero, propietario del caballo Relámpago, que el próximo domingo sostendrá muy comentada carrera contra el caballo El Moro, propiedad de Pedro Frisby, en los terrenos del Copacabana Club”. Al pié de la foto: “Domingo 17 a las 16:00 horas, EL RELAMPAGO del Sr. Rafael Romero Vs. EL MORO del Sr. Pedro Frisby de Cumpas. Terrenos de Copacabana. Agua Prieta, Sonora. Invitación a todos los aficionados de la región”.
El Señor Leonardo Yáñez “El Nano”, músico de Agua Prieta y compositor del corrido que luego se haría famoso en las voces de Gilberto “Sahuaripa” Valenzuela, Vicente Fernández y Antonio Aguilar, escribió el corrido antes de la carrera, convencido de que El Moro saldría triunfador.
El señor Manuel López Romero, quien era cantinero del Copacabana Club era quien resguardaba bajo su responsabilidad los sacos donde estaba depositado el dinero de los apostantes.
La carrera se llevó a cabo en la Calle 4 desde la Avenida 17 a la 20. Corrieron de Poniente a Oriente, hacia la meta que venía quedando frente al Copacabana Club, que en ese tiempo todavía le decían Cabañas Tecate, porque ahí estaba instalado, como anuncio, un gran bote de esa cerveza. La tarde de la carrera muchos espectadores, los que cupieron, se subieron al anuncio para ver mejor y lo echaron al suelo. Ahí estuvo tiempo tirado. En ese entonces todos los alrededores era un solo baldío.
El Moro perdió contra El Relámpago. La incógnita que por tantos días existió sobre el resultado de la carrera a verificarse entre el caballo El Relámpago del Señor Rafael Romero yEl Moro de Don Pedro Frisby de Cumpas, quedó despejada el domingo anterior cuando ambos ejemplares entraron a la pista y se disputaron la supremacía en el terreno.
A los pocos metros de la salida El Moro tomó ventaja de aproximadamente dos cuerpos pero a la mitad de la pista El Relámpago lo alcanzó y tomó la delantera, llegando a la meta con dos cuerpos de ventaja.
Fue un número exagerado de personas las que presenciaron esta carrera que despertó gran interés desde que fue anunciada, trayendo gran número de aficionados de la región, principalmente de Cumpas, de donde fue traído el caballo.
Los cimientos del Copacabana Club retumbaron con los gritos de victoria y el llanto de la derrota. Era una escena ensordecedora. “No puede ser, era mejor El Moro, lamentaban compenses, quienes perdieron una inimaginable cantidad de dinero ese día. Otros como “El Puyo” Morales, se hicieron de buen dinero gracias a su buen juicio, o instinto. Rafael Romero, dueño de El Zaino y del Copacabana ofreció comida a los perdedores; siempre fue un caballero.
Leonardo Yáñez “El Nano” era partidario de El Moro de Cumpas y tenía mucha aceptación entre sus amigos por su don de gente, influía en el ánimo de quienes lo escuchaban. Por eso cuando le preguntaban “¿A quién le vamos Nano?”, él respondía que al Moro. Como el corrido ya estaba hecho antes de la carrera se vio en la necesidad de cambiar las dos últimas estrofas y pedir disculpas a sus amigos.
El corrido de El Moro de Cumpas fue estrenado el mismo día de la carrera, en el baile que inició a las ocho de la noche en la Copacabana.
A partir de se día, la carrera de Agua Prieta se convirtió en una leyenda, la cual alcanzo dimensiones míticas gracias al corrido de Leonardo Yáñez “El Nano”, quien curiosamente lo nombró El Moro de Cumpas, en honor al favorito sentimental de la competencia.
El Zaino paseó victorioso, orgulloso e imponente por las calles de Agua Prieta. De la noche a la mañana era un icono inmortal de la ciudad que lo recibió cuando sus dueños originales lo consideraban inservible.
Por su parte el Moro de Pedro Frisby volvió a correr el domingo 5 de mayo contra el Star Pocker de José Hunt, en un cartel donde se anunciaron también El Chilicote de Toto Frisby contra El Vino de Alfonso Morales; El Trigueño de José J. Ortiz contra El Dorado de Carlos Munguía; y El Retrato de José Hunt, contra El Torito de Jesús Valenzuela. El Sol, 2 de mayo, 1957. El Moro siguió corriendo, pero sus triunfos y fracasos, así como su vida, ya no volvieron a ser noticia.
En la primera versión grabada de El Moro de Cumpas, interpretada también por Gilberto “El Sahuaripa” Valenzuela, salió al mercado con varios errores en la letra, como por ejemploFimbres en vez de FrisbyCuyo por Puyo; y fama por faja, que después, en la segunda grabación, el Sahuaripa corrigió. El error se debió a que “El Nano” le dictó por teléfono la letra a Gilberto Valenzuela. La fama de este corrido empezó a crecer seis años después de compuesto, a partir de 1963, y es ahora, junto con otros ya clásicos como La cárcel de CananeaEl Corrido de Jesús García, o el Corrido de Pancho Guzmán, uno de los más escuchados y solicitados. Es un corrido que pertenece ya al espíritu del pueblo porque narra este importante suceso que vino a dar fama al pueblo de Agua Prieta después de la firma del Plan de Agua Prieta el 23 de abril de 1920.
Por otra parte, el caballo ganador, El Relámpago, que era un zaino, vivió hasta los 36 años rodeados de cuidados, hasta que murió de cáncer. Este caballo había sido comprado en el hipódromo de Phoenix, Arizona por el señor Paulo Aguirre, dueño de un rancho ubicado en las cercanías de Agua Prieta. En aquel entonces el equino tenía una lesión en un tendón de una mano de la cual se recuperó favorablemente. Quienes tuvieron la fortuna de conocerlo en esa época dicen que era muy inteligente y de fina estampa como aún puede apreciarse en las fotografías que le fueron tomadas y posteriormente publicadas en la prensa. Cuando falleció el señor Paulo Aguirre, su esposa, la señora Panchita Luévano, se lo vendió a Rafael Romero.
En sus últimos años de vida, El Zaino ya padecía de una dolencia que poco a poco lo iba mermando. Posteriormente veterinarios de Agua Prieta y Douglas le diagnosticaron cáncer. A pesar de esto, a veces salía de las caballerizas a retozar. El médico veterinario zootecnista Rodrigo Valenzuela que era quien lo atendía, era quien acudía a aplicarle sus inyecciones. Cuenta que el caballo dejaba el pienso de su cubil y obediente, sin llamarle, sacaba el cuello para recibir la medicina.
Cuando empezó a demostrar el sufrimiento de los primeros dolores del cáncer, su amo, Rafael Romero, con una gran y honda tristeza pidió que se le pusiera una inyección para dormirlo para siempre. Y así, la vida de El Relámpago llegó a su fin en 1975.
El médico veterinario zootecnista le dijo al señor Rafael Romero que no quería sacrificarlo, ya que le dolía matar a un animal al que le había tomado mucho cariño.
El corrido de esta inolvidable carrera fue llevado a la pantalla grande en la cinta llamada “El Moro de Cumpas”, la cual fue argumentada, producida y protagonizada por el desaparecido actor y cantante Antonio Aguilar (+) en 1975, teniendo como reparto a los actores Flor Silvestre, Bruno Rey (+), Jaime Fernández (+), Gerardo Reyes, Eleazar García “Chelelo” (+), Rubén Aguirre y la sonorense Alicia Encinas entre otros. La cinta fue filmada en Mexicali, Baja California y fue estrenada en el año de 1976, la cual no pudo realizar en territorio sonorense, ya que el Gobierno del Estado no les otorgó el permiso. El filme se estrenó en la ciudad de Agua Prieta en el extinto Cinema Ariel que estaba ubicado en Calle 8 Avenida 17 frente a la Plaza Plan de Agua Prieta. En el filme “El Moro de Cumpas”, participó Don Leonardo Yáñez “El Nano” al lado de Antonio Aguilar donde sale casi al final de la cinta componiendo dicho corrido.
Por su parte, Don Leonardo Yánez “El Nano”, quien nació un 2 de abril de 1907 en la ciudad minera de Cananea, había realizado sus estudios musicales con el reconocido compositor Silvestre Rodríguez. Fue socio fundador del Sindicato de Músicos de Agua Prieta Silvestre Rodríguez además de ser director del Mariachi Sonora
Este gran compositor del corrido que inmortalizó al pueblo de Agua Prieta a nivel internacional, falleció en Douglas, Arizona, el 9 de marzo de 1993, siendo radiado con el corrido “El Moro de Cumpas” en la tradicional radiodifusora de Agua Prieta XEFH del 1310 am. En el trayecto de la parroquia hacia el cementerio, y al momento de ser sepultado fue despedido con música de mariachi, cantándole sus composiciones, además del corrido del Moro y el Zaino, el corrido “El Tío Juan”, su canción más popular y conocida a nivel internacional “No me hagas menos”. Los familiares recibieron condolencias de Antonio Aguilar, Vicente Fernández y Flor Silvestre.
En 1995, al cumplirse dos años de su sentido fallecimiento se le rindió un merecido homenaje y se develó un busto en su honor en una de las glorietas de la Avenida 20 entre las Calles 4 y 5 mismo que en el año 2007 fue remodelado y pasó a formar parte del patrimonio municipal de Agua Prieta. El 17 de marzo del 2010 al cumplirse 53 años de la afamada carrera y dentro de los festejos del Bicentenario de la Independencia de México y el Centenario de la Revolución Mexicana a la Calle 4 se le puso el nombre de Calle Leonardo Yáñez.
Por su parte, el Zaino también fue homenajeado, dicho reconocimiento se llevó a cabo en el año 2006 cuando se le inauguró un monumento en una de las glorietas de la Carretera Federal entre las Avenidas 14 y 18 el cual embellece la carretera y destaca el en lo alto del pilar de en medio una estatua de metal de este afamado corcel que es toda una leyenda de Agua Prieta, dicho monumento fue diseñado y construido por el reconocido Arquitecto Roberto Osuna Palacios, pero ideado por el Sr. Jorge Luis Calzadillaz Galaz.
Esta fue historia de este importante suceso que fue un orgullo para el pueblo de Agua Prieta gracias al talento artístico de Don Leonardo Yáñez “El Nano” se consolidó a nivel nacional e internacional el nombre de esta importante frontera del Estado de Sonora.

1 comentario: